Diez errores a la hora de enseñar a hablar a tu hijo

Estos son algunas fallas que cometes y que no le ayudan  a desarrollar correctamente su lenguaje

ESTIMULACIÓN DEL LENGUAJE

Si bien los padres son los responsables de estimular el desarrollo del lenguaje de los niños a veces, de manera inconsciente cometen errores que no favorecen el proceso.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
diciembre 13 de 2017 , 03:32 p.m.

Los padres juegan un rol esencial en el proceso de habla de sus hijos. Son los responsables de estimular el desarrollo del lenguaje de los niños a través de las conversaciones diarias, el relato de historias, el canto y la lectura.

Sin embargo, de manera inconsciente, papás y cuidadores a veces cometen errores que no favorecen dicho proceso, lo dificultan o lo entorpecen. Te contamos cuáles son los más comunes según los expertos y cómo evitarlos.

  • Repetir las palabras que pronuncia mal el niño e incorporarlas en tu conversación con él. Por ejemplo, decir ‘murciégalo’ en lugar de ‘murciélago’ o ‘fafé’ en lugar de ‘café’. Por más tierno o divertido que te parezca, evita hacerlo porque el niño entenderá que esa es la forma correcta de pronunciar tal palabra. En lugar de ello, corrígelo dulcemente para que vaya aprendiendo.
  • Abusar de los diminutivos cuando le hablas. Si bien los niños son pequeños y se les debe hablar de manera comprensible para su edad no todo lo que les nombres debe terminar en "ito" o "ita": el carrito, la chucharita, el osito, un paseíto, tu ropita…
  • Hablarle eliminando artículos y preposiciones. A los niños hay que hablarles construyendo las frases tal y como se hace con los adultos: de manera clara, coherente y gramaticalmente correcta. Es mejor decirle a tu hijo: "vamos a dar un paseo" que "¿quiere nene paseo?"
  • No mirarlos cuando les hablas. Cada vez que tengas una conversación con tus pequeños intenta ponerte a su altura y mantener una charla cara a cara, de modo que ellos puedan ver las expresiones de tu rostro y los movimientos de tu boca al vocalizar.
  • Utilizar palabras que sustituyan a las correctas. Muchos padres inventan palabras que suenan más infantiles para denominar ciertos objetos o personas. Por ejemplo, la abuela es ‘agui ‘o la ‘nona’, o el tetero es el ‘tete’ y el perro es el ‘guau guau’. Así que si quieres que tus hijos adquieran un correcto uso del lenguaje, lo ideal es que tú les des ejemplo.
ESTIMULACIÓN DEL LENGUAJE

Sigue estas recomendaciones de los expertos para que tus hijos aprendan a hablar correctamente

Foto:

123RF

  • No dejar terminar a los niños sus oraciones o adelantarse a lo que va a decir. Muchas veces los niños tartamudean y tardan en encontrar las palabras adecuadas para expresar lo que desean. Entre tanto, los adultos, siempre con prisa, corremos a terminar sus palabras o a interrumpirles. Hay que dejar que el niño hable y no pensar por ellos.
  • Dejar que el niño se comunique tan solo con gestos. Si bien los niños pequeños suelen recurrir al lenguaje de los signos para hacerse entender como señalar un objetos para que se lo alcancen, o intentar bajarse los pantalones para expresar que quieren ir al baño, o negar con la cabeza para decir que no, es importante que lo estimules para que te diga con palabras lo que quiere expresar.
  • Perder la calma o enfadarse cuando el niño no logra pronunciar bien una palabra. A veces, los niños no logran emitir bien algún sonido o decir correctamente alguna palabra por problemas físicos o cognitivos relacionados con el desarrollo del lenguaje de modo que, cuando los padres se impacientan o se enfadan, generan conductas ante el niño que son dañinas y que pueden empeorar el problema debido a la presión a la que se somete el niño.
  • Hacer preguntas cerradas. Evita formularle preguntas en las que solo tenga que responder "sí" o "no", ya que de este modo no estimulas la ampliación de su vocabulario ni le das la oportunidad de ser recursivo en el uso del lenguaje aprendido.
  • Corregir de forma directa y de mal humor. Cuando detectas un error y le dices bruscamente al niño "así no se dice" o "lo dices mal" estás impidiendo que el niño se exprese de forma espontánea. Recuerda que es mucho mejor usar la corrección indirecta como por ejemplo, decirle “qué suena mejor: “no sabo” o “no sé”” y explicarle amorosamente cuál es la forma indicada.