Los miedos de los niños son normales y tienen edad

El miedo es normal hasta cierta edad. Los expertos dicen que los niños los sufren en alguna medida.

Miedo

Nuestra tarea como padres es convencer a nuestros pequeños de que nada vive dentro del clóset.

Foto:

123rf

Por: Astrid López Arias
enero 12 de 2018 , 05:37 p.m.

Alguna vez, tu hijo presa del miedo te ha despertado con su llanto o gritos porque siente que hay alguien en su cuarto, porque una pesadilla le quitó o el sueño, o teme que se va a quedar solo… Pues esta es una reacción común y casi normal entre todos los niños hasta cierta edad incluso, muchos expresan temor o miedo ante situaciones cotidianas como ir a dormir, quedarse a oscuras, ir a la escuela, entre otras.

Al respecto, dicen los expertos, la tarea de padres, cuidadores o personas a cargo de los pequeños es ayudarles a superar esos miedos, explicándoles que son situaciones naturales y que no hay nada oculto en ellas. Sin embargo, si no es fácil manejarlos y el problema se torna “algo anormal” debes buscar la ayuda de un especialista.

Además, es importante que como adulto a cargo y responsable, le brindes seguridad a tu niño y entiendas que esos temores son normales porque hacen parte de una etapa en la que “el ser humano se está desarrollando, conociendo y explorando el mundo, y hay cosas que no logra entender del todo”, explica Milena Moncada, psicóloga clínico infantil.

Sueños que los hacen llorar

Precisamente, todas las cosas nuevas que están descubriendo los niños son las que de cierta manera puede provocarles miedo o ansiedad y convertirse en las noches, en pesadillas. El cerebro, en el momento del sueño, elabora lo vivido durante el día en imágenes y experiencias oníricas y con ello se busca entender las experiencias vividas y hasta lo que se desea.

Así mismo, es fundamental comprender que “en el ciclo de sueño-vigilia normalmente soñamos, y esos sueños tienen un contenido de lo que nosotros vivimos. Entonces, las pesadillas de los niños están asociadas a eventos o sucesos que ocurrieron en su día”, subraya Johanna Romero, psicóloga.

En tal sentido, el rol de los padres es supervisar las actividades que hacen en su vida diaria, relacionada con ver imágenes como el computador o el televisor; en estas, tal vez, pueda existir contenido que a su edad no logran asimilar, resalta Romero.

La oscuridad impacta

Hablando en términos de edad, los expertos consideran, sin generalizar, que en la edad entre 5 y 7 años, los niños temen principalmente a la oscuridad, los animales grandes, los monstruos y a dormir solos, este último relacionado con el primero.

Ahora bien, la mejor manera de comprender por qué los niños le temen a la hora de ir a dormir, estar solo en la habitación y apagar las luces, es entender que “aún están interiorizando los conceptos de noche, silencio, tiempo de descanso y soledad; lo cual suelen asociar con algo negativo, un aspecto muy relacionado, a su vez, con la cultura y las creencias de su entorno”, según Moncada.

Padres

Los miedos son normales y hacen parte del crecimiento de cualquier niño.

Foto:

123rf

Los padres también crean miedos

Si bien el papel principal como padres es guiar a sus pequeños en el camino de superar los miedos con compañía y seguridad, puede ocurrir que ciertas acciones que realices les estén creando temor a tus pequeños a ciertas cosas o situaciones; aunque lo hagas de manera involuntaria. Es importante saber que los niños tienen como modelo a sus padres y, por tanto, actúan desde el ejemplo que les das.

Johanna Romero dice que “si una mamá teme a los ratones y se desespera y grita cada que ve uno, o se sube encima de la silla, el niño va a temerles y hacer lo mismo aunque no hubiese tenido ningún tipo de contacto con ese animal”.

Además, Milena Moncada agrega que “la actitud de los padres ante sus propios miedos influye en la percepción que tiene el niño, desde muy pequeño, a diferentes eventos de la vida”, lo que significa que el comportamiento de los padres tiene conexión directa con algunos miedos de los menores, por lo que es necesario trabajar en ello y, de ser necesario, buscar ayuda especializada para evitar transmitirles sensaciones y temores infundados.

Cómo ayudarlos y espantar los miedos

Dejar de lado el miedo puede parecer fácil para el adulto, pero para los niños es un tema complejo y no tan fácil de manejar. Así que los expertos te dan algunos consejos para que los ayudes a superar esta etapa del desarrollo.

• Lo primero que debes hacer es no regañarlos ni obligarles a cambiar de actitud. Si tu niño teme es importante que no le hagas sentir mal por ello, y explicarle que el miedo es normal en ciertas situaciones. Por extraño que te parezca su miedo, nunca lo ridiculices para él es un tema muy delicado.

• Deja que él te cuente por qué se genera el miedo y juntos busquen entender la situación con naturalidad.

• Poco a poco y con tu guía y compañía ayúdale a superar su miedo. Por ejemplo, si el pequeño le teme a los perros, no lo obligues a que los acaricie o se acerque, pero tampoco hagas que los evites ni le digas que se aleje de ellos. Por el contrario, trata de contarle historias de lo que los perros hacen por sus amos y de lo buenos que son para las personas que los necesitan y quieren.

• Ayúdalo a que él mismo evalúe su nivel de miedo y genera estrategias para que con tu ayuda lo vaya venciendo. Trata de cambiar su concepto de aquello a lo que le teme. Algunos niños llevan sus miedos a reacciones físicas como la falta de respiración y hasta desmayarse, si esto sucede hay que buscar ayuda de inmediato.